Territorio y poder en la Prehistoria (IV): El origen del Estado

Hoy hablamos sobre las jefaturas y el origen del Estado. Con esta entrada llegamos a la última parte de Territorio y poder en la Prehistoria, en la que vamos a hablar de las jefaturas, tras haber visto las bandas y las tribus.

Las jefaturas: el nuevo sistema social

Las relaciones en las jefaturas están sustentadas en los mismos patrones que las tribus, el parentesco por matrimonio, filiación, etc. Si bien en este aspecto son iguales tribus y jefaturas, en cuanto los métodos de regulación política si encontramos diferencias entre ambos tipos de sociedades, pues encontramos una figura central, el jefe.

El jefe, el nuevo regulador del poder

Máscara de Agamenón

Máscara de Agamenón, realizada en oro, denota ya un estatus social diferenciador de las jefaturas. Fuente

La figura del jefe, aparece rodeada de ayudantes. Estos puestos van a estar ya institucionalizados, pues formarán parte del colectivo social, y van a sobrevivir a las personas que los ocupan, van a ser permanentes. Según lo observado en el ámbito polinesio -de donde provienen la mayoría de investigaciones en este ámbito-, los jefes ocupan ya puestos a tiempo completo. Las funciones que van a desempeñar son: regulación de la producción; estructurar la explotación del territorio; distribución de los recursos; intercambios en un ámbito interregional de los excedentes…

El estatus social

El estatus social se fundamenta por la antigüedad del individuo en el grupo de filiación. Los jefes suelen reivindicar genealogías muy amplias. Pero no solo la antigüedad legitima, sino que también se tienen en cuenta aspectos tales como los religiosos -son elegidos por una deidad-. Un rasgo característico de las jefaturas va a ser la diferenciación del acceso a los medios, lo que significa que algunos hombres y mujeres cuentan con acceso privilegiado a recursos y medios. Los desequilibrios entre hombres y mujeres va a disminuir en las jefaturas en relación a bandas y tribus, puesto que las mujeres pueden transmitir antigüedad en el grupo de filiación.

Con el desarrollo de las jefaturas, algunos jefes no solo actúan como líderes que redistribuyen, sino como reyes que erosionan los modelos sociales parentales. Con esto se pretende eliminar los modelos basados del parentesco a favor de las relaciones clientelares. Es así como nacen las jefaturas complejas.

Nuevo marco temporal: Edad del Cobre y del Bronce

Las jefaturas van a estar vinculadas con las edades del Cobre y del Bronce. Tribus y jefaturas van a generar una nueva forma de interacción con la naturaleza, lo que va a conllevar una nueva racionalidad territorial, actitud positiva y participativa ante el entorno. El paisaje se divide, se cierra, se acota y son más definidos que los anteriores, lo que deriva en los llamados paisajes parcelados.

Capa de oro de Mold, Edad del Bronce

Capa de oro de Mold, objeto de la Edad del Bronce, época en la que se enmarcan las jefaturas. Fuente

Este fenómeno marca el tránsito entre las sociedades del Bronce Final al Orientalizante. El sistema se reconvierte de una relación parental en clientelar. Ahora el poder ha de ser asumido por la comunidad, y en el momento que la sociedad ha asumido dicha autoridad, el sistema social evoluciona hacia la generación de elementos sociales regidos por el desigual acceso a las riquezas y el poder. Hay dos grupos: uno superior; que no redistribuye la riqueza; sino que reparte en función del nuevo juego de poder. El otro es el subordinado, que accede a los recursos en virtud de la relación con la élite. Se introducen mecanismos que se engloban dentro del juego del poder:

  • Control de la población: censos para administrar el recurso humano.
  • Magistratura: jueces, códigos de leyes,…
  • Coerción: el ejército o la policía, es la administración del miedo a la fuerza, que monopolizan la violencia.
  • Fiscalidad: tributos, impuestos. Es lo que le debe el individuo al Estado por los servicios y protección que le son prestados.
  • Legitimación Religiosa: deificación o servidumbre divina, que sanciona la posición de tributo y la coerción física.

El Estado

El Estado

Mapa de Mesopotamia, origen de las primeras ciudades-estado. 

La documentación arqueológica de los estados se constata en el III milenio en el Próximo Oriente, mientras que en Europa, es bastante posterior, hasta el segundo tercio del I milenio, con la Edad del Hierro. La organización estatal propicia una interacción con la naturaleza, lo que constata un nivel de intensificación con respecto a las jefaturas. Esto se traduce en un espacio jerarquizado. Este nuevo espaciconstituye el paradigma de los paisajes artificiales (canales, límites, fronteras…) completamente piramidales, en los cuales vamos a encontrar varios niveles de asentamiento. Con ello vamos a ver aparecer también problemas de conflicto social, que se van a asentar como tendencia a medida que aumenta la población y la economía se diversifica.

Publicado originalmente en | Qué Aprendemos Hoy

Vía |

  • Introducción al Reconocimiento y Análisis Arqueológico del Territorio. Ed. Ariel Prehistoria. Barcelona, 2005.
  • Service, E. R, Los Orígenes del Estado y de la Civilización. AU Textos. Madrid, 1984.

 

Territorio y poder en la Prehistoria (III): las tribus

En la anterior publicación vimos el estadio social de las bandas, la organización social más simple vinculadas a las sociedades paleolíticas y mesolíticas, caracterizadas por la nula transformación del paisaje.

Hoy vamos a ver el siguiente nivel en la organización social, las tribus, que generan los paisajes parcelados, aspecto que va marcando un aumento en la complejidad de la organización social y territorial.

Las tribus

Las tribus aparecen vinculadas con el periodo Neolítico. Suelen sustentarse en economías productoras y se organizan en pequeños núcleos estables que se reconocen como aldeas. No hay una jerarquización social ni económica, ni de beneficio del poder, ni tampoco gobierno acaparado por un individuo o grupo. La autoridad está repartida entre diferentes individuos o grupos de individuos. Son líderes, asociaciones, figuras, big men, jefes de grupo de filiación, consejos de poblados, asociaciones pantibrales, etc, que tienen poder limitado, a tiempo parcial y reconocido por los demás. El poder está limitado.

En estos estadios si encontramos ya una fuerte estratificación de género, es decir, los desequilibrios entre hombres y mujeres son grandes en temas como la libertad, acceso a recursos o al prestigio, trabajo, etc. Son sociedades en apariencia igualitarias, pero con una fuerte diferenciación sexual.

Organización social

tribus

Dolmen de corredor, estructura neolítica vinculada a grupos sociales muy definidos

La organización interna se fundamenta en la pertenencia a lo que se conoce como grupo de filiación, una unidad social de carácter permanente, asociada a un antepasado común, antepasado apical. La pertenencia a estos grupos viene asignada por nacimiento, está definida por los progenitores. Son grupos exógamos, es decir, buscan parejas en otros grupos de filiación, lo que permite una renovación sanguínea.

Dentro de este estadio social, podemos diferencias dos tipos de grupos: linaje o clan, y ambos comparten la creencia en el origen de un antepasado apical. La diferencia es la forma de exponer o de manifestar esa pertenencia al grupo. En un linaje se hace uso de la filiación demostrada, mientras que los clanes hacen uso de lo que se conoce como filiación estipulada. Un antepasado común de un clan no tiene que ser necesariamente un humano, sino que se puede dar el hecho de que sea un tótem o un animal protector. Éste simboliza la identidad social, es el elemento estructurante de los clanes.

Dentro del modelo de la tribu, podemos observar otro tipo de organización social, que no tiene por que ir

Skara Brae, pueblo neolítico escocés

vinculado al parentesco. Ejemplos son las asociaciones, las hermandades, que se basan en grupos de individuos, casi siempre varones -se muestra la desigualdad de género-, que comparten edad y sexo. Estas hermandades pueden sobrepasar la tribu y pueden ser lo que se conoce como asociaciones o hermandades pantribales -frecuente en casos de conflictos-.

Hasta aquí la tercera parte de «Territorio y poder en la Prehistoria». En la próxima publicación veremos las jefaturas simples y complejas, el siguiente eslabón dentro de la organización socio-política de las sociedades primitivas.

 

Publicado originalmente en | Qué Aprendemos Hoy

Vía |

  • Introducción al Reconocimiento y Análisis Arqueológico del Territorio. Ed. Ariel Prehistoria. Barcelona, 2005.
  • Service, E. R, Los Orígenes del Estado y de la Civilización. AU Textos. Madrid, 1984.

 

Territorio y poder en la Prehistoria (II): las bandas

Hoy es el turno de una nueva entrada sobre el territorio y poder en la Prehistoria, una serie de entradas que vamos a dedicar para explicar como surge esta subdisciplina de la arqueología, que tiene como fin aclarar la evolución social de los grupos humanos, estudiando tanto las relaciones hombre-hombre como hombre-medio.

En la primera de esta serie de publicaciones, hacíamos referencia al origen de dicha subdisciplina. En esta y en las siguientes entradas, hablaremos de los distintos estadios de organización social que se han dado a través de la Prehistoria hasta llegar a los Estados primitivos.

A la hora de analizar el poder en la Prehistoria, podemos observar como se presentan cuatro estadios de organización social, a cada cual más complejo, puesto que va conllevando una evolución en el tiempo y en las relaciones sociales. Aunque por regla general, la evolución de dichos estadios sigue el patrón banda-tribu-jefatura-Estado, no siempre se tiene que dar dicha evolución, por lo que una banda podría estar exenta de pasar por todos los estadios sociales, y pasar directamente a una jefatura o un estado.

Bandas

A la hora de estudiar la evolución de los grupos humanos, en los referente al poder, está constatado que el primer estadio que aparece, el más simple, es el de las bandas, las cuales van asociadas a los paisajes salvajes o ausentes, ante la naturaleza, el hombre mantiene una actitud pasiva, porque las prácticas sociales de estas bandas y los ciclos de la naturaleza están perfectamente ajustados y acompasados, no hay una alteración del paisaje, de ahí que se llame paisaje ausente o salvaje.

Altamira

Bosque cercano a Altamira representado un paisaje paleolítico

A nivel antropológico podemos diferencias dos tipos de organización social dentro de las bandas: la banda propiamente dicha, relacionada con pueblos nómadas; y asociaciones de bandas, conformadas por grupos seminómadas. La base de las  relaciones sociales de estos grupos humanos van a ser parentales, basadas principalmente en el matrimonio dentro del grupo, aunque también se podían llevar a cabo entre bandas, lo que podríamos asemejar como un modo de intercambios de materias primas.

El poder y la autoridad, elementos que caracterizas a cualquier grupo humano, en las bandas hay que entenderlos más como símbolos, que como poderes de facto, puesto que los líderes de dichas bandas no tienen la capacidad de imponer una autoridad dentro del grupo. Por el contrario, estos líderes, si que tendrían el poder de toma decisiones, las cuales serían puestas en conocimiento del grupo, dado que no tienen un poder ni asumido, ni dado por el grupo. En este modelo organizativo no hay leyes, aunque si se dan mecanismos de regulación social: como venganzas de sangre, recurriendo al consejo de chamanes, etc.

Pintura rupestre

Pintura parietal representando una banda

La economía de estos grupos estaba basada en la caza, pesca, y recolección. El concepto de propiedad observamos que estaba restringida a pertenencias personales, pues eran la únicas propiedades que una persona podía poseer a nivel individual tener, la cuales además no eran hereditarias -así, cuando moría un individuo, sus pertenencias eran enterradas junto a él, o bien destruidas-. En cuanto a los recursos naturales, hay que decir que todos los recursos eran de libre acceso.

Los grupos humanos conformados por bandas los podemos ubicar en el Paleolítico y Mesolítico.

Publicado originalmente en | Qué Aprendemos Hoy

Vía |

  • Introducción al Reconocimiento y Análisis Arqueológico del Territorio. Ed. Ariel Prehistoria. Barcelona, 2005.
  • Service, E. R, Los Orígenes del Estado y de la Civilización. AU Textos. Madrid, 1984.

 

Territorio y poder en la Prehistoria (I): Arqueología del poder

¿Cuándo aparece el Estado? ¿Cómo surge? Estas preguntas las intenta responder la arqueología del poder, una disciplina de la arqueología, que se basa en el estudio de la evolución de las fronteras, la transformación de las estructuras socio-políticas, la manipulación del territorio a manos del hombre, etc. Con esta serie de entradas, vamos a intentar tratar de hacer un repaso en la evolución desde las primeras bandas hasta los estados primitivos, sustentándonos para ello, en estudios surgido a través de la arqueología del poder.

Poder y autoridad

Si hablamos de poder y autoridad, hablamos de dos conceptos de «sencilla» definición, que van a ser los marcadores en el desarrollo de las relaciones hombre-hombre y hombre-medio. Por un lado, podemos definir poder como la capacidad de imponer la voluntad propia sobre otros. Por otro, autoridad como el uso socialmente aprobado del poder. La aplicación de un concepto u otro, dará lugar a diversos territorios políticos, y por ende a diferentes tipos de organización social.

Autores

A la hora de hablar de contribuciones al estudio de la complejidad social, podemos señalar a varios autores: por un lado Lewis Henry Morgan (1877), quien propuso tres fases o estadios: salvajismo, barbarie y civilización. Esta segmentación que propone Morgan, supone una primera incursión en la definición de complejidad social. Este esquema más adelante va a ser más desarrollado por Christian Jürgensen Thomsen (sistema de las Tres edades) junto con Marx y Engels en Origen de la familia, la propiedad privada y el Estado (1884).

Lewis Henry Morgan

Lewis Henry Morgan. Fuente

Ya en los años 60 del siglo XX, Elman R. Service (Organización Social Primitiva) propone un esquema evolutivo realmente atractivo. Service señala que la evolución social es susceptible de dividirse en diferentes estadios: banda, tribu, jefatura y Estado. La banda estaría vinculada a las sociedades paleolíticas; la tribu, a las sociedades del Neolítico, sociedades segmentarias (grupos de parentesco); luego estaría el cambio representado por las jefaturas, que serían sociedades lideradas por un jefe (big man), quien se encargaría de organizar la vida económica del territorio, sobre él cae la distribución de los bienes. Por último, el Estado, caracterizado por la existencia de un cuerpo militar, división de clases, y la existencia de leyes reguladoras que afronten el conflicto social entre la élite y los demás grupos sociales.

Orígenes del Estado y la civilización, de Elman R. Service

Orígenes del Estado y la civilización, de Elman R. Service. 

Este planteamiento propuesto por Service, que no admite saltos (una banda tenía que pasar por todos los estadios para llegar al Estado), estaba inspirado en los modelos de la arqueología evolutiva.  El esquema de Elam R. Service va a ser revisado casi desde sus inicios, introduciéndose nuevos planteamientos. Así, Morton Fried propuso un esquema parecido, pero teniendo en cuenta un nuevo factor: las sociedades de parentesco, sociedades de rango (desigual acceso a los recursos). Earle en el año 94 introdujo un matiz, la distinción entre las jefaturas simples y las jefaturas complejas.

Publicado originalmente en | Qué Aprendemos Hoy

Vía |

  • Introducción al Reconocimiento y Análisis Arqueológico del Territorio (2005). Ed. Ariel Prehistoria, Barcelona.
  • Service, E. R (1984). Los Orígenes del Estado y de la Civilización. AU Textos, Madrid.