La Roma imperial: los emperadores ilirios

Tras el asesinato de Galieno a mano de los hombres de Aureolo, y como ya adelantamos en la entrada anterior, comenzó en Roma una etapa en la que los siguientes emperadores en el trono (salvo contadas ocasiones) serían de origen ilirio. Así mismo, estos gobernantes también compartirían un modesto origen social, así como unas importantes carreras militares.

Los emperadores ilirios, intentarían seguir la senda marcada por el fallecido Galieno, para lo que buscaron el fortalecimiento del poder imperial, reestablecer el Imperio y reimponer el orden perdido ante los problemas con los pueblos bárbaros, y territorios como Egipto o Palmira.

Claudio II el Gótico (268-270)

Apodado el Gótico por la lucha que llevó contra los pueblos del norte, Claudio II había sido designadao por Galieno para ser su sucesor. Bien visto por el Senado, y querido por el ejército tras la donación que realizó entre los soldados, Aurelio Valerio Claudio tuvo una importante base de apoyos.

Como hemos mencionado, su sobrenombre derivó de la fuerte defensa que realizó del Imperio frente a las tribus del norte, quienes se estaban trasladando hacia las fronteras imperiales junto sus mujeres e hijos. Los dos años de su mandato los pasó prácticamente combatiendo a lo alamanes y godos. Los primeros, fueron derrotados en las inmediaciones del lago Garda, no sin antes haber conseguido saquear el norte de Italia. Los segundos, tras lanzar ataques contra la zona oriental, fueron finalmente derrotados en la Naisso. La Hispania Citerior y Britannia también se plegaron ante Claudio II.

Estos fueron los pasos que el primero de los emperadores ilirios tuvo tiempo de realizar para lograr la reunificación imperial, pues en el 270 moría víctima de la peste en Sirmio.

Aureliano (270-275)

Tras la muerte de Claudio II, Aureliano, un exitoso militar que había servido a las órdenes de Claudio II, tuvo que enfrentarse al candidato elegido por el Senado, Marco Aurelio Claudio Quintilio, hermanastro del Gótico. Del enfrentamiento, saldría victorioso Aureliano, tras lo cual, Quintilio decidiría suicidarse.

El mandato de Aureliano se caracterizó por los enormes esfuerzos vertidos en el reestablecimiento del Imperio, logrando grandes éxitos en sus cinco años de mandato. Una de las primeras medidas del nuevo gobernante fue la neutralización de los pueblos bárbaros, quienes buscaban cobrar tributos del Imperio como medida para establecer un proceso pacífico.

No obstante, Aureliano se negó a pagar ningún stipendium, por lo que se dedicó a combatir contra los bárbaros, para lo que en el año 271 emprendió una campaña en el Rin, donde se habían asentado bandas dedicadas al pillaje. Además, para reforzar esta zona, Aureliano estableció el limes en el Danubio -tras verse obligado a evacuar Dacia-, fortificó Roma, con las famosas murallas aurelianas, y fortificó las ciudades italianas. Ante este cúmulos de acciones, las tribus de vándalos y sármatas que habían estado atacando las fronteras, se vieron obligados a emprender la huida.

Aureliano
Aureliano, emperador de origen ilirio que vertió enormes esfuerzos en la reintegración del Imperio Romano. Fuente

Siguiendo con la política exterior de Aureliano, el emperador ilirio tuvo que hacer frente a Zenobia y su hijo Vabalato, gorbernantes de Palmira que se habían sublevado contra el Imperio. Zenobia, tras la muerte de su marido, Septimio Odenato, quiso recuperar el control sobre Palmira, y para ello buscó la expansión de su reino. Como medio para lograr este fin, Zenobia conquistó Egipto y Anatolia. Aureliano se tuvo que enfrentar contra el antiguo aliado de Roma, venciendo sobre Palmira en la batalla de Emesa en el año 272. Este choque supondría el fin del prestigio que Palmira había ido acumulando como centro de las rutas caravaneras.

En Occidente Aureliano se dispuso a acabar con el imperio galo, lo cual consiguió en el año 274 en la batalla de Châlons, en la que Tétrico perdió su posición como emperador del imperio galo. Después de este episodio, las provincias occidentales que habían estado bajo el mando galo, pasaron a reincorporarse al Imperio. Hecho que Aureliano celebraría en el 274 con un paseo triunfal por la cabeza imperial, Roma.

Reformas

Más allás de las exitosas campañas militares que Aureliano emprendió para reparar la integridad imperiol, también realizó una serie de reformas que lograron devolver a Roma a un sendero de recuperación. Para ello, elevó la presión fiscal sobre los ciudadanos más acomodados. Retiró al Senado y a las ciudades el derecho de acuñar monedas, pasando a ser únicamente un derecho imperial, buscando con esta medida acabar con el proceso inflacionista que castigaba al Imperio. Dedicó una importante partida para distribuir materias de primera necesidad entre la población más humilde.

Pero quizás, unas de las medidas más destacadas, fue el culto al Sol Invicto. El mismo Aureliano declaraba ser emperador por designio del dios, adcribiéndose el título de deus et dominus -Dios y señor-. Con el respaldo de esta divinidad, apoyada en la supremacia imperial alcanzada por las armas, el emperador ilirio intentó construir una simulación de monarquía absoluta, en donde soldados o senadores no tuvieran capacidad legitimadora. No obstante, sus aspiraciones se verían truncadas en el año 275, mientras preparaba una expedición contra los persas, fue asesinado a manos de un grupo de sus oficiales.

Los últimos ilirios

Tácito (275-276)

Tras la muerte de Aureliano, el ejército pidió al Senado la elección de su sucesor. Este, encumbró al trono imperial a Marco Claudio Tácito, un senador de avanzada edad que se había caracterizado por su integridad y rectitud. Una de sus primeras medidas fue la divinización de Aureliano, el escarmiento a sus asesinos. A su hermanastro, M. Annio Floriano, lo nombró prefecto del pretorio, y a M. Aurelio Probo, dux totius Orientis, para encargarle, de esta manera, la defensa Siria y Egipto.

El anciano emperador, honrando a la institución que le encumbró con la púrpura, le devolvió al Senado el mando del ejército, para de esta manera, reducir su autonomía, y así evitar las continuas rebeliones. También le devolvió la capacidad de acuñar monedas, poder que había sido retirado por Aureliano. Poca más capacidad de acción tuvo, pues al año siguiente de su nombramiento, cuando se disponía a combatir a los godos en Asia Menor, murió en el 276.

Marco Aurelio Probo (276-282)

Tras la muerte de Tácito en Asia Menor, el Senado se dispuso a elegir a un nuevo emperador. Tal dignidad recaería en Floriano, hermanastro del fallecido anciano. No obstante, el ejército apostado en la parte oriental del Imperio, nombró emperador a Marco Aurelio Probo, quien se había encargado de la pacificación de la Galia bajo el mando de Aureliano. Esta nueva escisión imperial se prolongaría tan solo unos meses, al cabo de los cuales Floriano fue asesinado.

A pesar de que el nuevo emperador tuvo que hacer frente a sucesivos intentos de usurpación (como los protagonizados por Próculo y Bonoso en la Galia), y a diversas invasiones (godos, burgundios, alamanes o blemios), el reinado de Probo se caracterizó por manterner una relativa paz. Esta calma la consiguió, en parte, con los acuerdos a los que llegó con las tribus germanas, las cuales eran admitidas dentro de las fronteras imperiales en calidad de foederati. Con esta medida, conseguía, además, paliar la falta de mano de obra campesina, así como contar con un mayor número de tropas auxiliares para defender las fronteras del Imperio.

Marco Aurelio Probo, emperador, que pese a tener que hacer frente a intentos de rebelión e invasión, llevó al Imperio a una etapa de relativa paz. Fuente

En cuanto a las medidas económicas, Probo veía urgente mejorar la situación fiscal del Imperio, por lo que continuó las medidas iniciadas por Aureliano, entre estas, la mejora de la productividad agraria. Para ello, puso nuevas tierras en cultivo, insaturó de nuevo la plantación de viñas en las provincias y promovió la construcción de sistemas de abastecimiento de agua.

Pero de nuevo, las tropas se interpusieron entre el emperador y el Imperio. Aprovechando que Probo estaba preparando una expedición contra el imperio sasánida, fue asesinado.

Caro, Carino y Numeriano

Eliminado Probo, el ejército ofreció la púrpura imperial a Marco Aurelio Probo, quien había sido prefecto del pretorio. Inmediatamente asoció al poder a sus dos hijos, Marco Aurelio Carino y Marco Aurelio Numerio Numeriano, siendo nombrados césares en un primer momento, más tarde lo serían como augustos. Carino, se haría cargo de occidente, mientreas que Numeriano lo haría de oriente junto a su padre.

Padre e hijo, siguiendo la estela de Aureliano, emprendieron una nueva ofensiva contra los persas. Para ello iniciaron el camino hacia Mesopotamia. Accedieron a través de la vía danubiana, derrotando en el camino a los cuados. Atravesaron Asia Menor hasta alcanzar Ctesifonte, lugar en el que Caro encontraría la muerte y Numeriano se vio obligado a emprender la retirada. En su regreso, sería asesinado en Asia Menor, en su campamento del Bósforo.

En occidente, Carino hubo de hace frente a un nuevo adversario que se postulaba como sucesor de Numeriano, Diocles. El choque entre ambos se producía en Mesia en el año 285. No está realmente claro quien fue el verdadero vencedor de choque, lo que si es certero es que Carino fue asesinado por su hombres. El resultado, Diocles, quien posteriormente sería Diocleciano, terminaría siendo emperador de Roma. Terminaría, de esta manera, el periodo en el que predominaron gobernantes de origen ilirio a los mandos del Imperio.

Si te ha gustado este contenido, puedes ayudarnos compartiéndolo, de esta manera nos ayudas a crecer.

Bibliografía

  • Gómez Pantoja, J., (Coord.), Historia Antigua, Grecia y Roma, Ariel ediciones (2003), Barcelona.
  • Sayalero, M., (Coord.), Atlas ilustrado de la Antigua Roma. De los orígenes a la caída del Imperio, Ediciones Susaeta, Madrid.
  • Roma en el origen de Occidente, Ediciones Rueda (2002), Madrid.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: