Pío XII y el Tercer Reich (II): «La Solución Final»

Pío XII, el Papa que según algunos trató con demasiada indulgencia el régimen nazi, es el protagonista de esta serie de publicaciones, en las que basándonos en el libro Pío XII y el III Reich, intentamos echar un poco de luz sobre la visión del Papa respecto a «la Solución Final» del régimen Nazi.

Hoy toca la segunda y última parte dedicada al controvertido Santo Pontífice. Después de la primera parte,  hoy veremos como llevó el asunto del exterminio judío, «la amenaza bolchevique» y las deportaciones de judíos en los diferentes países.

Los principios de un nuevo orden mundial

Pío XII era conocedor de que una paz entre Inglaterra y Alemania, supondría la hegemonía de esta última sobre la Europa continental. No obstante estaba decidió apoyar a Alemania, debido a que existía un peligro que le parecía aún más grave, una expansión de la Unión Soviética. El apoyo a Alemania permitiría que el Reich se volviese contra la Unión Soviética, librando así la amenaza de una expansión del comunismo ateo.

Finalmente Inglaterra rechazó la propuesta de paz de Hitler del 19 de julio de 1940, respondiendo lord Halifax que: «Continuaremos la lucha hasta que la libertad quede asegurada»¹. Esta respuesta por parte de Inglaterra truncaba el deseo de Pío XII de que Alemania contuviese el comunismo.

Stalin como capitán del barco comunista, frente que Pío XII quería frenar a toda costa
Stalin como «capitán del barco comunista», frente que Pío XII quería frenar a toda costa, de ahí su apoyo al III Reich. Fuente

El dilema que se presentaba a la Santa Sede era, que el Papa no podía permitirse una declaración en favor de Alemania y en contra de Inglaterra, a la hora de aceptar los términos para llegar a un acuerdo de paz. Este silencio afectará a su prestigio frente a Estados Unidos y otros países, lo que conllevó al debilitamiento de sus posibilidades de mediación.

La actitud del Vaticano era que «era inminente una guerra entre Alemania y Rusia. El Vaticano haría cuanto estuviera en su mano para apresurar esta guerra e incluso para alentar a Hitler prometiéndole un apoyo moral. Alemania vencería a Rusia, pero quedaría tan debilitada que entonces le podría hablar en un tono muy distinto. […]. El Papa indicó que una Alemania debilitada por la guerra contra Rusia podría ser obligada a restablecer la independencia de Polonia»².

El ataque alemán contra la Unión Soviética, la entrada en guerra de Estados Unidos, y la fase inicial del exterminio de los judíos

Desde el comienzo de la campaña de Rusia, desaparece de las emisiones de Radio Vaticano toda alusión desfavorable al Reich. Esto hace aún más evidente que el Papa deseaba  la victoria de Alemania frente a Rusia, aunque esta actitud no se podía mostrar de manera abierta, puesto que Alemania perseguía a la Iglesia, lo que habría provocado, entre los católicos de los países ocupados y entre los católicos americanos, una queja generaliza.

La actitud del Vaticano con respecto a la entrada de Estados Unidos en la guerra se puede decir que era favorable hacia el Eje. «La Santa Sede, probablemente impulsada por el gobierno italiano, ha ejercido una auténtica presión, por medio de nuncios, sobre los gobiernos que tomaron parte en la conferencia de Río, para convencerlos de que mantengan su neutralidad.»³

«Sabemos lo que ocurrió ayer, ignoramos lo que ocurrirá mañana; pero somos testigos de lo que sucede hoy: en el exterior la sinagoga está ardiendo y también es la casa de Dios»4

En cuanto a la fase inicial del exterminio de los judíos, desde que Hitler llegó al poder, numerosos eclesiásticos alemanes se habían unido a las medidas antisemitas del nuevo régimen, otorgándoles a veces un apoyo activo. Las leyes raciales fueron aceptadas por el episcopado del Reich.

Los judíos se habían convertido en el enemigo natural de la raza superior, la raza aria, puesto que vivían como un parásito subhumano sobre suelo germano, corrompiendo la pureza aria.5

Aunque la Iglesia reconocía que había que proteger a los judíos contra la violencia y la injusticia, declaró que «un Estado usa legítimamente de su poder y que la potencia espiritual no debe inmiscuirse, en esta materia, en la política interior de los Estados»6, lo que dejaba patente que la Iglesia iba a mostrar permisividad ante las mediad antisemitas.

«La solución final»

En enero de 1942 los alemanes decidieron llevar a cabo la llamada «solución final» del problema judío, es decir el exterminio de todos los judíos residentes en las regiones sometidas a su dominio. «La solución final» estaba destinada a 11 millones de judíos. El 30 de enero de 1942, Hitler pronunció un discurso muy duro en el que declaró: «¡Los judíos será liquidados para, por lo menos, mil años!»7.

Es en entre finales de julio y agosto de 1942 cuando se empiezan a conocer en Occidente las primeras noticias de la auténtica «solución final», llevadas a Suiza por algunos judíos alemanes, los cuales se las confiaron a los responsables de las organizaciones judías  y al gobierno americano8.

«Las múltiples medidas dictadas por un antisemitismo violento y tomadas contra los judíos que habitan en Alemania y los territorios anexionados por Alemania durante los últimos años, son más o menos conocidas por la opinión pública. Consisten en la exclusión absoluta de los judíos de todas las profesiones, oficios y actividad económica en general, o bien en su incorporación al sistema de trabajos forzados adoptado por necesidades de la guerra. […]. Siguiendo el ejemplo dado por Alemania, sus aliados han tomado el mismo camino y han introducido una legislación antisemita o desencadenado violentas persecuciones destinadas a las desposesión total o incluso al exterminio físico de los judíos.»9

Religiosos que por defender al pueblo judío, les costó ser recluidos en Dachau
Religiosos que por defender al pueblo judío, les costó ser recluidos en Dachau. Fuente

En medio de este silencio del Vaticano, y a favor de los judíos, se levantó parte del episcopado y del clero francés, lo que a muchos les costó ser trasladados a Dachau, donde la mayoría de ellos morirían, mostrando así «una actitud valerosa ante la persecución de los judíos.»10

«No está todo permitido contra ellos, contra estos hombres y estas mujeres, contra estos padres y madres de familia. Forman parte del género humano. Son hermanos nuestros como tantos otros. Un cristiano no puede olvidarlo. Francia, patria amada, Francia que llevas conciencia de todos tus hijos la tradición del respeto a la persona, Francia caballerosa y generosa, no dudo de que no eres responsable de estos horrores.»11

En contraposición al Arzobispo de Toulouse, los obispos de Niza, Fréjus y Mónaco, así como los abades de Leyrins y Frigolest enviaron un mensaje para reafirmar su lealtad al mariscal, llamando malos patriotas a los cristianos que se preocupaban por los judíos.

Hay que esperar al 17 de diciembre de 1942 para que las naciones aliadas condenaran oficialmente el exterminio de los judíos. De nuevo el gobierno de Estados Unidos intentó que la Santa Sede adoptase una posición clara, obteniendo por respuesta que «la Santa Sede no  podía denunciar atrocidades específicas, pero que a menudo había condenado las atrocidades en general.»12

A la explicación sobre el silencio de la Santa Sede que ofrece el cardenal Maglione13 (la imposibilidad del Papa de denunciar atrocidades específicas), hay que añadir la que ofrece Santo Padre en su alocución de la navidad de 1942, donde decía que denunciaría las atrocidades alemanas si pudiese hacer lo mismo con las atrocidades bolcheviques.

La Santa Sede y la política antirreligiosa del Reich

En el tema religioso surgen las primeras dificultades para el Vaticano. La Santa Sede esperaba que se le concediera la autorización para poder actuar en los países reconquistados al bolchevismo, es decir tener potestad religiosa donde predicar el catolicismo. Sin el embargo la Santa Sede sufrió un revés inadmisible al conocer que se había derogado la prohibición en favor del clero ortodoxo. Ningún sacerdote católico tuvo autorización para entrar en los nuevos territorios, mientras que para los sacerdotes ortodoxos si fue posible entrar, lo que se explica sabiendo que en esas regiones siempre fue la religión oficial la ortodoxa.

Este contexto de política antirreligiosa se va a reflejar en la actitud del Papa, el cual «defensor ante todo de los intereses de la Iglesia, se verá obligado a adoptar una posición contra la política anticatólica del Reich si la situación sigue empeorando.  La alocución navideña era una advertencia que convenía tener en cuenta.»14

Solución Final
Sinagoga calcinada tras los ataques de la Noche de los Cristales Rotos. Fuente

Si las relaciones empezaron a tensarse, la nueva orden de Hitler del mes de junio de 1942 no hizo más que empeorarlas. Esta nueva orden suponía que «el Führer no deseaba el establecimiento de relaciones con la Iglesia católica sobre bases idénticas para el conjunto del Reich, y que Alemania mantiene relaciones con el Vaticano únicamente para el antiguo Reich, o sea la parte del Reich por la que se firmó el concordato de 1933. […] Por lo tanto si el nuncio en Berlín o la Curia de Roma se dirigen a los representantes del Reich para asuntos que afecten a la lugares más allá de las fronteras del antiguo Reich, los diplomáticos alemanes deberán negarse a discutirlos.»15

Conociendo el detalle de esta nueva orden, si no se garantizaban concesiones para la Iglesia católica, el Vaticano amenazaría con abandonar su reserva respecto a las medidas antirreligiosas adoptadas por los alemanes en Polonia. Esta amenaza tendría un efecto nulo sobre el Führer.

«¿Acaso Pío XII, dándose cuenta de que su amenaza de protesta por la cuestión polaca no había surtido efecto alguno, había llegado a la conclusión de que todo llamamiento público o privado a los alemanes no servía para nada? ¿Juzgó, por este hecho, que era inútil amenazar a los nazis con una protesta por la cuestión del exterminio de los judíos?»16

Es evidente que el Papa finalmente así lo juzgó, puesto que optó por no dificultar más las relaciones entre la Santa Sede y el Reich, a menos que una iniciativa alemana le obligase a abandonar su reserva en razón de sus obligaciones.

 

Vía |

  • BENZ, Wolfgang, El Tercer Reich. 101 preguntas fundamentales, Madrid, Alianza, 2009.
  • FRIEDLÄNDER, Saul, Pío XII y el III Reich, Barcelona, Ediciones Península, 2007.
  • KERSHAW, Ian, La dictadura nazi. Problemas y perspectivas de interpretación, Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores S. A., 2004.
  • MORADIELLOS, Enrique, La historia contemporánea en sus documentos, Barcelona, RBA Libros, 2011.
  • MORO, Renato, La Iglesia y el exterminio de los judíos, Bilbao, Editorial Desclée de Brouwer, S.A., 2004.

Citas |

  1. FRIEDLÄNDER, Saul, op. cit., p. 77.
  2. Ibid., p. 86. Fuente original: Memorándum de Amt Ausland/Abw III Núm. 2.143, 12-7-1941, Pol I M, AA, Bonn (MS).
  3. Ibid., p. 98. Fuente original: Telegrama de Bergen a Berlín, Núm. 61, 21-3-1942, StS: V, AA, Bonn (MS).
  4. Ibid., p. 99. Fuente original: Archivos del Congreso Judío Mundial, Ginebra (MS).
  5. MORADIELLOS, Enrique, La historia contemporánea en sus documentos, Barcelona, RBA Libros, 2011, p. 391.
  6. FRIEDLÄNDER, Saul, op. cit., p. 104.
  7. MORO, Renato, op. cit., p. 155.
  8. Ibid., p. 160.
  9. FRIEDLÄNDER, Saul, op. cit., p. 113. Fuente original: Carta de Liechtheim y de Riegner a Bernardini, 18-3-1942, Archivos Sionistas de Jerusalén (MS).
  10. Ibid., p. 120.
  11. Ibid., p. 121. Fuente original: Documento citado por León Poliakov, Le III Reich et les juifs, Gallimard, París, 1959, p. 418.
  12. Ibid., p. 130. Fuente original: Telegrama de Tittmann a Hull (remitido por Harrison el 26-12-1942), FRUS 1942 (I), p. 70 sq.
  13. Es Maglione, Secretario de Estado, quien señaló y comentó al Papa el discurso de Hitler del 30 de enero de 1942. Ante esta situación es incomprensible la reticencia del Papa a condenar «atrocidades específicas», cuando se estaban viendo involucrados millones de judíos.
  14. FRIEDLÄNDER, Saul, op. cit., p. 159.
  15. Ibid., p. 161. Fuente original: Telegrama de Weizsäcker a Bergen, 22-6-1942, StS: V, AA, Bonn (MS).
  16. Ibid., p. 165.

 

1 comentario en “Pío XII y el Tercer Reich (II): «La Solución Final»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: