La civilización asiria (VIII) Dur Sharrukin

Después de haber visto las distintas capitales del Imperio asirio (Assur, Nínive y Nimrud), vemos en esta ocasión la cuarta y última de éstas, Dur Sharrukin.

Sargón II, rey de Asiria durante el Imperio Nuevo, mandó construir dicha ciudad al llegar al trono asirio en el año 717 a.C. La ordenó construir con el propósito de erigirla como la nueva capital del Imperio asirio, de ahí la importancia porque estuviese amurallada. Fortaleza de Sargón, nombre literal de la ciudad, se construyó a 20 km de Nínive, futura capital.

Reconstrucción hipotética de la ciudad de Dur Sharrukin
Reconstrucción hipotética de la ciudad de Dur Sharrukin

Khorsabad, como se llama actualmente la ciudad, tenía unas dimensiones aproximadas de 1760 x 1635 metros, siendo de este modo, la capital más pequeña de todas las capitales asirias. La construcción de la ciudad, realizada con esclavos y prisioneros de guerra, se prolongó durante diez años.

Bajo relieve representando los sirvientes de la ciudad.
Bajo relieve representando los sirvientes de la ciudad.

En Dur Sharrukin podemos encontrar importantes edificaciones, entre las cuales encontramos el palacio de Sargón. El palacio se erigía sobre una gran plataforma con rampas de acceso. Estaba rodeado por una muralla, a lo largo de la cual se erigían torreones. Un gran patio se abría detrás de la puerta principal, la cual estaba flanqueada por unos toros alados. A la sala del trono se accedía a través del jardín. A la izquierda quedaban tres templos y un zigurat. Las dependencias administrativas y de la servidumbre quedaban a la derecha. En este video podemos apreciar tanto la disposición de las estancias como una vista general de como sería el palacio originalmente.

Toro alado de una de las puertas de Dur Sharrukin
Toro alado de una de las puertas de Dur Sharrukin

Tras la muerte de Sargón II en una campaña militar, Dur Sharrukin fue abandonada por mandato de su hijo Senaquerib en favor de la vecina Nínive. La capital de Sargón II fue tan ambiciosa como efímera.

Paul Emile Botta, descubridor de Dur Sharrukin
Paul Emile Botta, descubridor de Dur Sharrukin

La ciudad fue excavado en un primer momento por Paul-Emile Botta, cónsul francés, pensando que había descubierto la ciudad de Nínive. Tras éste, las labores arqueológicas fueron continuadas por Victor Place, cónsul francés en Mosul.

De esta ciudad se rescataron grandes piezas arqueológicas, tales como toros alados, mármoles, relieves que recubrían las paredes del palacio, y otras piezas de arte de gran importancia dentro del estudio del arte asirio. La mayoría de estas piezas descansan hoy en día en museos europeos tale como el Louvre o el British Museum.

Vía:

  • Ascalone, E. Mesopotamia (2005). BarcelonaEd. Electra.
  • Masó Ferrer, Felip (2007). Historia National Geographic. Nínive, capital del imperio asirio, nº 37, págs 42-53.
  • Grandes civilizaciones. Mesopotamia, primeras civilizaciones históricas (2002). Madrid: Ed. Rueda J. M. 

Vídeo | ArteHistoria

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: