Hablar de Historia

| |

La Historia es una disciplina que todo el mundo conoce. En mayor o menor medida, una persona te puede identificar los principales sucesos acontecidos a lo largo de los siglos. Pocas personas habrá que no sepan, que América se descubrió en 1492 por un tal Cristóbal Colón, que hace muchos años existieron los romanos, o que en 1789 se dio una revolución en Francia.

Si bien desde pequeños ya nos introducen en este gran mundo, el conocimiento que realmente llega a la gente, se acerca más a la ficción que a lo verídico. Rara es la persona que no piensa que el hombre proviene del mono, que la Edad Media se trataba únicamente de princesas y caballeros, o que los vikingos llevaban cascos con cuernos.

Esta desvirtuación de la veracidad histórica la podemos achacar al cine, a las tradiciones orales, a los pseudohistoriadores, en fin, a una multitud de elementos que ejercen demasiada presión sobre el relato histórico. Día a día nos empapamos de una Historia “contaminada”.

Mención aparte merece el uso propagandístico, que se aplica a esta disciplina con fines políticos e ideológicos, tan común desde la antigüedad, cuando la Historia la escribían los ganadores, o si no queremos remontarnos a tiempos tan pretéritos, basta con escuchar un rato las noticias, entonces nos podremos percatar del uso de mitin político que se le aplica.

Ante la malversación que ha sufrido y sufre la Historia, nace este blog, en el cual trataremos de relatar y opinar sobre estas circunstancias, procurando dotar a los artículos de un tono desenfadado y liviano, teniendo como objetivo que tanto entendidos como aficionados puedan sentirse invitados a opinar, debatir, o a mostrar cualquier inquietud que tenga en este ámbito.

Sin extenderme más, doy por inaugurado el blog, con un solo deseo, que sea de vuestro agrado.

1 comentario en “Hablar de Historia”

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: