El Cid: historia y mito de un señor de la guerra

| | , , ,

Rodrigo Díaz de Vivar, más comúnmente conocido como el Cid Campeador, o simple y llanamente como el Cid, ha sido un personaje recurrente en el imaginario popular. Las más veces, haciendo alusión a un personaje casi legendario, capaz de ganar batallas incluso después de muerto. Las menos, y casi restringido al ámbito de la historiografía, al personaje real, heredero de su tiempo, con grandes luces, pero también con enormes sombras.

De la dualidad de este personaje, nace la obra de David Porrinas González, El Cid Campeador: historia y mito de un señor de la guerra, quien, a través de 432 páginas, acerca al lector a la misma esencia del Campidoctor, con la intención de vislumbrar en pleno siglo XXI quien fue el personaje real, e intentar separarlo de ese halo legendario que el tiempo se ha encargado de forjar. Y es que, queridos amigos míos, aunque no os lo creáis, el Cid Campeador resulta más atractivo con sus vicisitudes reales, que rodeado de la ingeniosa tradición popular.

Sobre el autor

Si estáis leyendo estas líneas, ya sabréis quien es el autor de este interesantísimo recorrido por la vida de Rodrigo Díaz. Se trata de David Porrinas González, natural de Castañar de Ibor, Cáceres. Es doctor en Historia y profesor de la Universidad de Extremadura. ¿Su campo de investigación? la guerra y la caballería medieval. También, como anuncia el propio libro, es miembro del proyecto «Violencia religiosa en la Edad Media peninsular: guerra, discurso apologético y relato historiográfico, siglos X-XV». Vamos, que del mundo de la guerra medieval entiende un poco.

Datos del libro

Editado por Desperta Ferro Ediciones en el 2019, encontramos un libro de tapa rústica con solapas, 440 páginas, ocho de ellas a color, y que actualmente va por su cuarta edición, señal de la buena acogida con la que está contando este El Cid Campeador: historia y mito de un señor de la guerra. Como buena obra historiográfica, cuenta con una extensa bibliografía que permite al lector acercarse a las fuentes utilizadas por el autor de la obra. Material de calidad para poder indagar sobre la figura del Campeador.

Además, a modo de introducción, la obra de David Porrinas cuenta con un magnífico prólogo de Francisco García Fitz, catedrático de Historia Medieval en la Universidad de Extremadura. Con sabias palabras, el profesor García Fitz nos recuerda que la labor del historiador debe ser honesta, y más si cabe si se trata de una obra divulgativa. Por tanto, al ir dirigida al gran público, se debe advertir al lector de las carencias y contradicciones que puedan presentar ciertas investigaciones: «el lector tendrá la oportunidad de conocer, en cada momento, las incertidumbres y límites que rodean al trabajo del historiador…»

El Cid: historia y mito de un señor de la guerra

Bueno, pues ahora sí vamos a comenzar con el análisis del libro. ¡Vamos al lío!

El tomo de David Porrinas está compuesto por ocho capítulos, los cuales se dedican a recorrer desde los inicios del Cid hasta su muerte, pasando por la herencia que ha dejado el Cid en los siglos posteriores.

Pues bien, el punto de partida se da con El siglo XI: el siglo del Cid. En las páginas que componen este primer capítulo, el autor nos relata, a modo de introducirnos en el contexto cidiano, como era el siglo XI. Nos cuenta, de manera clara y amena, como la Europa occidental, y por ende el cristianismo, comienza a expandirse a través de varios escenarios, tales como el Mediterráneo, Oriente Próximo o la misma Península Ibérica. Un siglo que sirvió para marcar el camino de la futura Europa, y es que esta centuria fue «el punto de partida, el momento en el que se iniciaron algunas de las significativas mutaciones que determinaron, más adelante, la fisionomía e idiosincrasia europeas»[i]

Portada de El Cid: historia y mito de un señor de la guerra. Fuente

Tras esta introducción bastante aclaratoria (uno de los capítulos más largos del libro) sobre la Europa occidental en general, y los reinos peninsulares en particular, pasamos al siguiente capítulo, Los primeros años de Rodrigo Díaz.

Nada más comenzar las primeras líneas, el autor ya nos advierte de que indagar en los primeros años del Cid es tarea harto complicada, pues «su infancia, en especial, se encuentra en la más absoluta de las oscuridades»[ii]. Pues bien, a partir de aquí podremos ir leyendo una radriografía sobre los primeros años de Rodrigo Díaz, desde su aprendizaje bajo Sancho II hasta su servicio a las órdenes de Alfonso VI.

Tras esta descripción de los primeros años del Cid, de cual fue su posible origen, y de como llegó a estar bajo el servicio del monarca leonés, pasamos en un nuevo capítulo, a uno de los episodios más conocidos del Campeador, El primer destierro, comandante mercenario al servicio de Zaragoza.

El título ya de por sí es bastante ilustrativo de lo que nos aguarda en las siguientes cuarenta páginas. En estas, podemos comprender un poco mejor las vicisitudes que el Cid Campeador tuvo que ir sorteando desde el inicio de su destierro. David Porrinas nos habla sobre su servicio a la taifa de Zaragoza, sus intentos por recuperar la confianza de su rey, o el primer desastre cristiano bajo manos almorávides.

Capítulo 4, Protector y gobernante virtual de Valencia. Con la llegada del Cida Valencia, en sustitución de Álvar Fáñez, para salvaguardar en el trono valenciano a al-Qadir, el de Vivar comenzó a esbozar la idea de poder llegar a ser el gobernante de dicho reino taifa. Objetivo que finalmente alcanzaría, pero no nos adelantemos…

Pasamos ahora ya al quinto capítulo del libro Señor de la guerra independiente en torno a Valencia, en el cual vamos a ver un Rodrigo Díaz, ya sin ninguna relación de vasallaje con Alfonso VI, que, intentando cumplir el objetivo al que hemos hecho alusión unas líneas más arriba, «pudo centrarse de manera única e intensiva en las operaciones militares y las relaciones políticas que le permitieron crear una estructura tributaria y productiva en torno a Valencia»[iii].

Entre sus disputas con Ramón Berenguer II, nuevas ofensivas almorávides, y su intento de salvar su honor frente a Alfonso VI, vamos a pasar por las líneas de este apartado.

Llegamos ya a uno de los ejes principales del libro La conquista de Valencia. En las respectivas páginas de este libro podemos encontrar ya a un Cid Campeador totalmente entregado a conseguir su propósito, que no era otro que hacerse con el control de facto de Valencia. Para ello, vamos a poder ver como Rodrigo Díaz se fue sirviendo de todas las estratagemas que fue aprendiendo a lo largo de su carrera militar: negociaciones políticas, intimidaciones, asedios, ataques y alianzas, un cóctel que le llevó a conseguir su triunfo un 16 de junio del año 1094.

Mención aparte de este capítulo, las ilustraciones a color que el autor recoge para estas líneas. Unas bellas representaciones medievales a todo color.

El Cid
Detalles de las páginas a color de El Cid: historia y mito de un señor de la guerra.

Llegamos pues al capítulo 7 Hacia la consolidación de un principado, el penúltimo del libro, que recoge los intentos del Cid Campeador de organizar un reino duradero en el tiempo, y conseguir así que sobreviviese a su muerte. ¿Lo conseguiría? ya sabéis, leed el libro 😉.

El Cid después de Rodrigo el Campeador: la imagen mutante de un mito viviente nos anuncia que la aventura del Cid relatada por David Porrinas se va acabando. Eso sí, nos hace un exhaustivo recorrido por la imagen que se ha ido creando del Campeador, desde el mismo momento de su muerte, hasta nuestros días. Una imagen que ha pasado por diferentes etapas. Desde la imagen que configuró Menéndez Pidal, la exportada por la película de El Cid protagonizada por Charlton Heston, o la negacionista del jesuita Juan Francisco de Masdéu y Montero.

Conclusión

A través de estos ocho capítulos, David Porrinas nos acerca una imagen del Cid histórico, despojado de todos los matices fantásticos y místicos que el tiempo ha ido ciñendo a la figura real. Es Historia para todos los públicos, pues nos acercar sin florituras al contexto plenomedieval que vislumbró las campañas del Cid.

Un libro que muestra la complejidad de acercarse al Campeador ante la escasez de fuentes, pero que nos lo enseña de manera ilustrativa. Seguramente esto tenga la culpa de que El Cid: historia y mito de un señor de la guerra goce de tan buena salud, como así demuestra que vaya por su cuarta edición.

Citas

[i] Porrinas González, D.El Cid: historia y mito de un señor de la guerra, Desperta Ferro Ediciones, 2019, pg. 2.

[ii] Op. cit., pg 47.

[iii] Op. cit., pg 153.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: